Preguntas Frecuentes

Home / Preguntas Frecuentes

¡Agenda una hora en Dental Verona!

¡Sonríe naturalmente con nosotros!

Una decisión informada es fundamental para un tratamiento exitoso. La cercanía con nuestros pacientes han permitido que ellos evalúen las distintas alternativas que nuestro equipo de profesionales propone, orientándolos a tomar la mejor opción.

Somos Confiables 100%
Somos Comprometidos 100%
Especialistas en Salud Dental 100%

¿Tienes Preguntas?… ¡Nosotros tenemos respuestas!

El blanqueamiento dental debe ser indicado y supervisado por un odontólogo.

Ésta es la forma de evitar cualquier daño en tus dientes, independientemente de la técnica a realizar. En algunos casos puede quedar por unos días con un poco de sensibilidad dental, por ese motivo debe ser controlado y supervisado por un dentista. Lo importante  es que antes del procedimiento el paciente sea informado de estas posibles situaciones,  esto ayudará  a que los pacientes se sientan a gusto con el blanco de sus dientes y saludables.

 

Algo que deben saber los padres es que si el niño inicia el tratamiento de ortodoncia a una edad más temprana, el proceso del mismo será mucho menor. La edad adecuada para el inicio del uso de brackets es desde los 10 años, edad en lo que los premolares ya reemplazaron a los molares de leche.

Mientras más temprano comience el tratamiento de ortodoncia, será mejor, ya que durante la infancia, la percepción del entorno por el cambio de la sonrisa del niño es mucho menor que durante la adolescencia, etapa en donde el uso de aparatos de ortodoncia puede generar efectos negativos en la autoestima.

Posiblemente te duela menos que cualquier otro tratamiento , la zona del implante se supone que ha de estar limpia de infección, debe ser una zona sana, ya que se va a someter a una cirugía limpia y con su correspondiente anestesia no molesta en exceso .

También se puede notar presión por trabajar en dicha zona pero no un dolor.

Lo que comúnmente se conoce como «tratamiento de conducto», un proceso de eliminación de la pulpa del diente (nervio) y sellar sus conductos (donde estaba el nervio) cuando existen caries muy profundas.

Lo mínimo es una vez al año. Las personas expuestas a un mayor riesgo, deben acudir dos veces al año, o incluso más. Si eres relativamente sano y tienes alta dental, bastará con visitar a tu dentista una vez al año (siempre y cuando no detectes algún problema antes). Realizar estas visitas es la clave para mantener una boca y unos dientes sanos.

Las personas que fuman, sufren diabetes o han padecido enfermedad periodontal, deberían visitar al dentista más a menudo. Lo mismo sucede con las mujeres embarazadas. Para estos pacientes, el riesgo de desarrollar problemas orales es mucho más alto. Y por este motivo, deben acudir a su dentista cada 4 meses. El cuidado preventivo es la clave para mantenerte sano, evitando tratamientos invasivos.

¿Tienes alguna otra duda?